sábado, 17 de diciembre de 2011

Fue solo una noche pero unica

La última vez que lo vio lo único que el llevaba puesto era su olor, el de ella.

De esto pasaron ya mas de 4 años y su recuerdo seguía intacto en la memoria negandose a partir al país del olvido, ese lugar pacífico donde permanecen las cosas poco importantes; o demasiado como para llevarlas con uno a todos lados.

Fue solo una noche pero unica.
Se encontraron casualmente, si es que la casualidad existe, en un bar cualquiera a medianoche.
Era una noche clara y la brisa era agradable al cuerpo.
Ella llevaba una musculosa blanca que resaltaba sus pequeños dotes femeninos y el largo pelo negro suelto y mal peinado.
No tenia mayores intensiones que tomar un trago e irse a casa y desear que mañana fuese un mejor dia.
Estaba cansada de un trabajo que no le aportaba mas que lo necesario para vivir dia a dia, agotada de discutir por lo que consideraba sus derechos basicos y agobiada de sentir que la ciudad se le habia convertido en un lugar inhospito.
Perdida y dividida entre sus pasiones, que ya no recordaba bien cuales eran, y sus necesidades se pidio una cerveza y luego otra.
Estaba alli hacia ya mas de una hora y no lo vio venir.
No era de esa clase de hombre que con solo mirar se te hierve la sangre.
Simple, demasiado comun y demasiado alto.

"Te puedo invitar una cerveza?"
" mmmm....acabo de tomarme dos.
No respondo por mi si sigo de largo"
" te pido otra entonces" y sonrio
Pero una sonrisa asi no se ve todos los dias y se dejo llevar quien sabe por que instinto.
A la cuarta cerveza ya se sintio mas suelta y el le parecio mas sabio que todos los hombres que habia conocido hasta entonces y se encontro en su casa, en su cama y en sus brazos.
Hasta aca no habia nada nuevo.

Pero la sorpresa fue la de sus piernas cuando se abrieron tiernas a la entrega y disfruto de un roce incomparable que la llevo a lugares no habitados.
Se permitio el placer de la lujuria que uno se permite a veces solamente con un desconocido y no quedo rincon del cuerpo sin tocar ni besos sin destino.
Lo vio mirarla con la mirada fija y tensa mientras la comia entera a carne viva. Relamio sus labios y su vientre muchas veces mas de las posibles mientras cabalgaba por praderas infinitas y tocaba el infinito sin saberlo.
Los senos rigidos se adormecieron luego y la risa vino sola y espontanea como respuesta unica posible a esa magia inigualable de la que no habia sido participe hasta entonces.
El problema fue que se apago la risa cuando se dio cuenta que no iba a olvidarse tan facil de esa noche, de esos toques, de esos ojos.
Y mucho menos aun de esa sonrisa.
Se vistio y partio, como correspondia, sin nombre ni mas datos que una direccion cualquiera a la que no tendria derecho a recurrir.
El se paro sin apuro ni tardanzas a cerrarle la puerta y darle un beso.
Y asi quedo enganchada en una historia que bien podria haber soñado y no vivido, pero al haberla vivido condenada a buscar esos brazos.

viernes, 25 de noviembre de 2011

"Don't know why" julia

Sentada frente al espejo en el cuarto del hotel Julia se reconoció entera.
Había pasado mucha agua bajo el puente pero había valido la pena.
Hoy, con 50 años recién cumplidos, se sabía mejor que nunca.
La semana pasada festejó sola la media centena, no porque no tuviese con quien compartirlos sino porque se le dio la gana.
Por la mañana llamó a la oficina y aviso que se tomaba el día libre.
Bajó a la cocina y se preparó su habitual café, sin el que no podía comenzar la jornada.
Se calentó en el horno unos minutos una medialuna de jamón y queso que había comprado en la panadería de la esquina la tarde anterior especialmente para la ocasión y se sentó sola en la cocina a degustar del día.
La cocina de Julia era pequeña pero acogedora decorada rústicamente con un estilo relajado y alejado de las modas.
Raúl ya había marchado al trabajo no sin antes darle un beso y decirle que estaba más linda que el día que la conoció hacía ya 30 primaveras.
No hubo regalo ni tarjeta, supuestamente porque no había encontrado aún nada que le convenciera para una fecha tan especial. No hubo enojos ni ofensas.
Así era Raúl y así lo quería.
Digamos que son los milagros del tiempo que hace que ya uno se tome las cosas con más calma y no espere peras del olmo.
El diario estaba abierto en las páginas económicas pero hoy Julia pasó de largo y se interesó solamente por el pronóstico del tiempo.
Saboreó cada migaja, cada sorbo, cada instante.
Saboreó el silencio y la soledad.
La madurez.
Se dejó llevar por la mañana y las ganas.
Se puso su jean favorito y una camisa suelta, se puso las botas de cuero marrones con taco que tanto le gustaban y se recogió el pelo en un moño desprolijo.
Agarró el paraguas y la gabardina y subió al Mazda6 como si fuese un carruaje.
La verdad es que las marcas en la piel le sentaban bien y ella lo sabía.
Le había llevado toda una vida saberse hermosa pero hoy lo sabía y sin soberbias ni groserías quería disfrutar de su nuevo descubrimiento.
Así que se fue de compras y entró a tiendas que siempre había visto desde lejos y se probó polleras y vestidos, descartó carteras y zapatos y accesorios y volvió a casa triunfante con dos jeans y dos camisas.
Es que uno no puede con su propio genio y Julia era al fin de cuentas lo que era. Como lo somos todos.
Esa tarde preparó su troll, puso algo de ropa y maquillaje y tal como lo había pensado escribió unas líneas a Raúl para que no se preocupase y tratase de tomarse la sorpresa con calma.
“Amor, no te hagas mala sangre con lo de mi regalo de cumpleaños que yo ya me encargué. Te llamo cuando llegue al hotel.
Me voy a Nueva York.
Tengo vuelo de regreso para dentro de 2 semanas.
Después te mando los datos para que si querés me pases a buscar al aeropuerto.
Te amo. Julia.”
Mandó un mail a la oficina avisando que en realidad el día libre se iba a extender a dos semanas, que había arreglado ya todo con sus clientes y que no llevaba el celular así que iban a tener que arreglarse sin ella.
Probablemente no les hiciera falta puesto que precavida como siempre había tomado las medidas necesarias y selló el mail con un “el cementerio está lleno de gente imprescindible y el Mundo sigue girando así que no hay de que preocuparse”.
Necesitaba tomar un poco de distancia, evaluar qué había hecho de su vida en estos años y sintió que irse a un lugar apartado de la civilización no iba con su carácter y que en realidad en lugar de hacerla sentir bien la iba a deprimir.
Nueva York se le antojo como el mejor destino para tal proyecto.
El viaje al aeropuerto lo hizo acompañada por el sonido de la lluvia sobre el techo del auto y una sonrisa fresca que le venía sola a la boca sin poder ni querer evitarlo. Tuvo un vuelo tranquilo, haciendo pasar el tiempo viendo una película tras otra pero sin terminar ninguna.
El hotel, el Park79, era un precioso hotel boutique en Manhattan bien ubicado y rodeado de buenos restaurantes, tiendas y museos.
Ya en su habitación Julia se quitó los zapatos y la ropa, sacó una lata de Coca del mini bar y se tiró en la cama.
Había tenido la precaución de pedir habitación para fumadores así que se prendió un cigarrillo y luego de un buen rato, tal como había prometido, llamó a Raúl.
Durante la primera semana se recorrió las calles neoyorquinas como una niña con un juguete nuevo, llena de emoción y encanto, dichosa de no tener nadie con quien coordinar tiempos y lugares ni a quien tomar en cuenta para cada decisión. Se hizo tiempo para pensar.
Pensar en los años que había dejado atrás, en las decisiones tomadas que la llevaron a ser la mujer que hoy era, con los defectos y las virtudes que siempre había llevado consigo.
En realidad la gente no cambia estaba convencida.
En el mejor de los casos madura.
Raúl había sido un gran compañero de ruta.
No siempre atento, no siempre exacto pero siempre suyo.
Fiel como un perro a las subidas y bajadas de su dueño.
Ella era consciente que vivir a su lado no siempre había sido fácil pero se sentía digna del hombre que tenía al lado.
Sabía que lo había hecho feliz a pesar de las dudas interminables y la necesidad de cambio constante que era el único componente estable en su vida.
Pensó hasta que no quedo nada sin repasar.
En los sueños no cumplidos y en los cumplidos, en los deseos que hubo que dejar de lado quien sabe por que miserias del destino, en la maternidad no siempre obvia, en los amigos que ya no estaban cerca y en todas las mujeres que hubiese querido haber sido y nunca fue.
En la condena del tiempo y del espacio y de las ganas de que alguien le dijese que cualquier camino distinto que hubiese tomado la habrían llevado a una vida menos gratificante.
Una vez quiso ser escritora.
También quiso ser artista pero la vida tiene esas cosas que uno no sabe definir muy bien que le llaman destino y que la llevaron a terminar siendo economista.
Le había ido muy bien en su carrera y le permitió muchos lujos pero siempre sintió que la pregunta al respecto de que hubiese sido si hubiese tomado otro camino quedó flotando en el aire.
Todavía hoy le quedaban varias respuestas pendientes que sabía iban a terminar con ella en su tumba. Hay cosas que solo Dios sabe; si es que tal cosa existe.
Le quedaba una semana de estadía en la gran manzana.
Realmente las tentaciones en esa ciudad eran infinitas y pecar era casi una necesidad.
Le venía bien el nombre que le habían dado.


Sentada frente al espejo en el cuarto del hotel Julia se reconoció entera.
Hermosa y más mujer que nunca.
La serenidad de aceptar era una conquista reciente y aprender a amarse un largo trayecto recorrido.
Ahora quedaba por ver qué misterios le tenía la vida preparada para las próximas décadas y estaba ansiosa por descubrirlo.
La tarde caía en Nueva York.
El cuarto estaba en tinieblas iluminado por la luz tenue de la lámpara de la mesita de luz.
Hacía frío pero Julia tenía la sangre tibia y en la habitación se estaba muy bien. Bajó al entrepiso donde estaba la dispensadora de hielo y volvió al cuarto.
Abrió un paquete de castañas de cajú y se sirvió tres dedos del Martini que había comprado en el supermercado esa mañana.
Prendió el televisor en un canal con música y Julia sintió esa fuerza mágica que hace mover el cuerpo no importa la edad que uno tenga.
Se paró sobre la cama y se puso a bailar.
Fue entonces, en ese preciso instante, que supo que nunca había sido tan joven y que todo, absolutamente todo, estaba aún por nacer.

martes, 1 de noviembre de 2011

“la iletrada”

La mujer que no soy de la que les quiero contar hoy nació en Montevideo a principio de los años cincuenta bajo el nombre de Adelia Suárez pero se la conocía como “La Ile”, abreviación de “la iletrada” aunque de iletrada no tenía nada.

Adelia fue durante su infancia, y lo siguió siendo más tarde durante su adolescencia y madurez, una persona muy popular y querida.
Era lo que se dice una persona con carisma y, como a toda persona carismática no faltaba tampoco quienes le tuvieran envidia.
Parlanchina y alegre, rápida de pensamientos y directa a la hora de expresar lo que sentía, te podía dejar con la boca abierta con sus respuestas filosas o pensando una semana en lo que te había dicho sin ser consciente apenas del efecto de sus palabras en los demás.
Los chicos se peleaban por jugar con ella y luego fueron los hombres los que la adoraron en silencio.
La Ile, dueña de una belleza pocas veces vista y una sencillez que la hacían aún más hermosa, fue el motivo de varias rupturas amorosas sin percatarse nunca ni proponérselo siquiera.

Los comienzos de su apodo tienen origen en la escuela primaria cuando osada y caprichosa se negó a participar de la más básica actividad de aprendizaje conocida nunca y aquella que nadie pone en tela de juicio ni siquiera hoy en día: la escritura.
Adelia se negó a escribir.
Sin poder comprender los motivos de tal extravagancia y preocupados por el futuro de la niña, la llevaron sus progenitores a toda clase de médicos y galenos que le realizaron un sinfín de análisis de toda clase.
Los intentos desesperados de sus padres abarcaron desde llevarla a curanderas, curas, rabinos, hechiceros, adivinadores, y jorguines hasta el ofrecerle regalos descomunales.
Pintaron y forraron las paredes de su cuarto con papel blanco para que escribiera lo que se le viniera en gana, mandaron pintar las letras del abecedario en el techo y le mandaron traer de Europa los mejores y más exquisitos lápices habidos y por haber.
Cuando vieron que nada de esto daba resultado, la llevaron a España a que fuese tratada por uno de los mejores especialistas en tratamientos hipnóticos de la época, Alfonso Caycero, pero tampoco él pudo corregir este comportamiento de conducta tan inadecuado.
Dicen que no se puede hipnotizar a quien no quiere y tal vez este haya sido el caso. Lo único que pudieron concluir por unanimidad fue que la niña no sufría de ningún tipo de lesión cerebral ni motriz y que su desarrollo y capacidad intelectual y cognitiva estaban muy por encima de la norma.

En definitiva, sus padres tuvieron que hacerse a la idea de que mientras Adelita no quisiera escribir simplemente no iba a hacerlo.
Esta carencia parecía causarle pocos dolores de cabeza a la niña que no daba cuenta de la desesperación que causaba y no hacía el menor intento por escribir siquiera su propio nombre en un papel.

Pero leer ya era otra cosa. Libro que veía, libro que leía. Se acordaba de memoria de nombres y fechas de cada trozo de historia que llegara a sus manos y era una enciclopedia abierta en conocimientos generales.
Como Adelia venía de una familia muy influyente en la ciudad pudo seguir estudiando y consiguieron sus padres que no la expulsaran de las aulas, así que con el tiempo tanto los maestros y más tarde los profesores se fueron acostumbrando y adaptándose para tomarle los exámenes de forma oral y en horarios convenientes para ambas partes.
Por lo demás, la adoraban.
Decían que tomarle exámenes a la Ile era un placer y que siempre terminaban siendo ellos los que aprendían algo nuevo.
En más de una ocasión terminaban hablando de temas que no tenían relación alguna con la prueba en sí y perdiendo totalmente la noción del tiempo dejándose llevar por la magia de tan exquisitos y vastos conocimientos que dejaban atónito al más apático de los seres.

Adelia terminó el secundario con distinciones y para ese entonces fue cuando un poco en broma y otro poco en serio empezó a ser conocida como “La Ile”.
Una vez en la Universidad realizó estudios superiores en Filosofía y Letras y se dedicó a la enseñanza y la investigación por igual.
Fue reconocida con varios galardones por su labor intelectual y su aporte al mundo de las ciencias humanas. Sin embargo y, como es de suponer, nunca publicó ningún libro y todo lo que existe hoy en día de sus investigaciones son producto de apuntes y notas de sus alumnos o recopilaciones de discursos y conferencias que brindaba.

Alrededor de “la Ile” surgieron varias historias más o menos interesantes acerca de los motivos por los que no quería escribir.
Aunque a esas alturas ya nadie tenía claro si era que no quería o que no podía y ella jamás se molestó en dar explicaciones ni deshacer las intrigas que se crearon alrededor de su nombre.
Hubo quienes aseguraron que no escribía porque le habían roto el corazón de pena, enfermedades extrañas que atacaron su capacidad de dibujar las letras, otros decían que le habían echado una maldición, fantasmas que la perseguían, mal de ojo, promesas que le realizó a alguien y creencias extrañas en dioses inexistentes. Otros la acusaron de arrogante, de tener muy fea letra y toda sarta de barbaridades por el estilo.
No faltaron los que aprovecharon la oportunidad y se basaron en estas habladurías populares para escribir y publicar cuentos de gran capacidad imaginativa que causaron furor entre la gente y hacer así muy buena fortuna.
La Ile por su parte no tenía ninguna intensión en perder tiempo explicando y se dedicaba por completo a lo que más le gustaba hacer que era estudiar.
Nunca le entregó su amor más que a la vida, no formó un hogar, no se casó ni tuvo hijos.
Así llegó a hacerse conocer como una mujer distinta, valiente, interesante y por demás enigmática.
Tuvo pocas amigas cercanas y hasta a ellas les cambiaba de tema cuando le preguntaban algo, por mínimo que fuera, acerca de su negación a escribir.

El mismo día que la Ile cumplió 45 le diagnosticaron un cáncer galopante y le informaron que le quedaban entre 5 meses y un año de vida como mucho.
Llamó a quien había sido su mejor amiga por los últimos 20 años y le pidió que viniera a su casa.
Esta amiga resulté ser yo.

- ‘Decime una cosa Adelia, hay algo que siempre te quise preguntar y nunca me animé’, le dije temerosa de su reacción.
- ‘Que porqué nunca escribí’, se adelantó Adelia, ‘es lo que todos quieren saber’.
- ‘Exacto’.
- ‘¿Que importancia tiene?’
- ‘Curiosidad. No me vas a decir que no es extraño’, intenté convencerla.
- ‘Nunca tuve necesidad. Dije lo que tuve que decir en el momento que lo sentí necesario.
Escribir es como intentar ganarle a la muerte, tratar de estar presente cuando no lo estamos o dejar para cuando no estemos presentes parte de nosotros mismos.
Yo estoy presente en cuerpo y alma en cada momento de mi vida. Con eso me es suficiente.’
- ‘¿Y cuando ya no estés? ¿No querés dejar algo de vos misma?’
- ‘No’, me respondió segura de sí misma como siempre.
- ‘Muchos hubiesen querido poder leerte cuando ya no estés.’
- ‘Es problema de ellos, no el mío. Nunca sentí necesidad de hacerme cargo de los problemas ajenos.’
- ‘Pero la muerte...el aceptar que ya no vamos a estar....
¿es bastante injusto no?’
- ‘¿Y nacer?
Tampoco nadie te pregunta si querés nacer y nunca escuché a nadie decir que nacer sea una injusticia.
Supongo que habrá quienes lo sientan así y habrán decidido hacer justicia por sus propios medios porque nunca llegaron a contármelo.
Yo no juego a ser Dios.
Vine al mundo a vivir en este pequeño espacio de tiempo que me tocó vivir.
Cuando me haya ido no existirá el mundo para mí.
No me hará falta estar presente. Escribir hubiese sido para mí intentar ser inmortal, lo que por cierto no me llama la atención en lo más mínimo.’
- ‘¿Así tan simple?’, le pregunté incrédula una vez más.
- ‘Así tan simple y tan complejo.
Si yo hubiese escrito no hubiese sido “La Ile”, hubiese sido Adelia.
Uno es lo que es también por derecho a no ser lo que no es.’

Con esto dio por terminada la conversación sobre el tema y se fue a la cocina a traer un plato con galletitas dulces que ella sabía eran mi perdición.

A los siete meses Adelia, mi mejor amiga, falleció en silencio y con la misma sonrisa que la acompañó durante toda su vida.
Y como yo le temo a la mortalidad me tomé el atrevimiento de contar el cuento. Quizás como una forma de dejarla un poquito más cerca de mí, como jugar a ser dios como ella me dijo tan sabiamente.

Pero hay algo más que quiero contar.
Después que La Ile murió fui a su casa y empecé a buscar algo que me quede de recuerdo.
Entré en su cuarto y allí encontré debajo de su almohada un diario íntimo envuelto en papel de seda.
Ansiosa por descubrir algo nuevo y segura de que debía haber algo escrito, lo abrí. Me temblaban las manos y me comía la ansiedad por dentro.
En la primera hoja decía “Para Adelita con mucho amor, de tus padres, Feliz cumpleaños, 11 de Diciembre de 1958”.
Concluí que seguramente se trataba de uno de los regalos que le ofrecieron en esos intentos por llevarla a escribir.
Adjunto había un lápiz gastado que poco si le quedaban unos cinco centímetros de largo, cosa que no me explico puesto que allí no había más que lo que paso a contar.
Pasé y repasé una por una cada hoja de ese diario.
Miré a trasluz para intentar descubrir su secreto pero lo único que encontré fueron recortes desprolijos de letras de colores pegadas de manera suelta y discontinua que no parecían tener ningún sentido.
Tras una semana de juntar y desjuntar letras, de romperme la cabeza por encontrar algo más llegue a armar una frase de la que me consta no es ella la autora:
"La existencia precede a la esencia".

No sabré nunca si junté las letras en el sentido correcto ni tampoco si existió o existe un sentido en las mismas.
Tal vez yo fui una más de los que quisieron ver algo donde no lo hay.
Y si es así, que Dios me perdone. Y Sartre también.

viernes, 7 de octubre de 2011

sentada en su terraza mirando

Isabel puede pasarse horas sentada en su terraza mirando a la gente pasar.
Ella dice que no se aburre.
Todos los días a las cuatro de la tarde se levanta de su siesta, se prepara un té y se sienta en la misma silla, ubicada en la zona más sur de su casa.

El primer y el tercer domingo de cada mes la familia viene de visita y su hogar se llena de ruidos de nietos y alegría.
Pero aún en estas ocasiones, a las cuatro de la tarde, pide disculpas y se retira a su terraza.
Hace ya años que se acostumbró a su rutina.
“Si mis hijos tienen tantas obligaciones que no pueden cambiar, pues yo también tengo las mías y no las pienso mover”, se confiesa a sí misma.

La idea de establecer los encuentros el primer y el tercer domingo de cada mes se debe, según ellos, a una cuestión puramente logística.
Hubo que explicarla a Isabel qué significaba la logística, puesto que no cuenta con registro alguno de dicho término entre lo que son para ella las habituales profesiones de su época.
Finalmente y luego de largas explicaciones, comprendió que dicho vocablo significa que con el fin de poder cumplir con todas las obligaciones habidas y por haber resulta más conveniente marcar de antemano los términos del contrato familiar y las visitas mínimas necesarias a fin de mantener las relaciones de una manera cómoda. Después de varios intentos frustrados de convencerlos a venir también sin más aviso que unas horas previas para que ella pudiese retocarse el peinado y comprar algunas galletitas y no recibirlos con las manos vacías, decidió ceder.
Qué no hace una madre por sus hijos y más aún por sus nietos.
Pero nunca le gustó la idea de tener que ser parte de las actividades agendadas de sus hijos.
Así que en parte por amor y en parte para devolverles el favor, a las cuatro de la tarde, sin fallas ni pretextos, aún en medio de un almuerzo familiar, una gripe o bajo un rayo, Isabel acude a su cita obligada sin descuido.

La terraza de Isabel es pequeña.
Su piso ornamentado con azulejos de cerámica azul, verde y blanco y un decorado estilo árabe ya está gastado y algunas baldosas rotas.
En la baranda aún se pueden ver restos de pintura que un día supo ser de color verde oscuro y que pide a gritos un retoque.
El óxido amenaza con terminar de cortar los bordes pero nadie más que ellos mismos parecen percatarse.
No hay allí más que una pequeña mesita con base de acero y tablero de vidrio, que conoció mejores épocas y dos sillas haciendo juego sin pintar.
Desde la calle se puede ver la terraza de Isabel con sus elegantes plantas colgantes ofreciendo sus enormes hojas verdes.
En ella abundan los helechos, las mala madre, amor de hombre y bacopas cubiertas con sus pequeñas y tiernas flores blancas.
En una época el amor de hombre se enfermó y no dio hojas, pero con los cuidados intensivos y las bondades de las manos de su dueña fue recuperando de a poco la energía y vitalidad y volvió a dar follaje casi por milagro.
Es que con amor, constancia y paciencia pocas son las cosas que uno no puede mejorar.
Isabel sabe con exactitud cuánta agua necesita cada una de ellas y cuándo están por enfermarse, sabe de sus antojos y sus pretensiones, de sus cortezas y de sus esencias y hasta cuál es su música predilecta para cada ocasión.
Durante las mañanas escuchan la radio con ella y por las tardes se deleitan con Wagner y Tchaikovski.
Son sus amigas y sus confesoras, las más etéreas extremidades de su alma.
Se entienden.
En la esquina del balcón hay un viejo gomero de tres metros de largo que ya ha sido curvado por su propio peso.
Una vez cada dos semanas Isabel limpia una por una las hojas del gomero con trozos de algodón embebido en agua fresca y en cada limpieza se le va un paquete entero y varias horas de arduo trabajo.
Hasta arriba no llega.
Pero Isabel no está sola con las plantas y el gomero.
Además está Manuelita, su gata siamés que se quedo ciega de tanto mirar por el balcón.
Así que como Manuelita no puede ver, ella le cuenta todo lo que ocurre abajo con lujo de detalles.
Hace siete años que están juntas.
La fecha exacta de nacimiento de Manuelita no se sabe.
En realidad no tiene trascendencia puesto que, como toda buena hembra, es de suponer que luego de ver salir sus primeras canas hubiese decidido sacarse algunos años de encima y el número siete es un buen número para una gata.
Manuelita es coqueta y juguetona y en sus mejores épocas se paseaba sugestivamente por las barandas del balcón.
Cuando este aún era de color verde oscuro.
El ronroneo de su cuerpo es el mejor calmante cuando Isabel se siente tensa y le late fuerte el corazón.
Entonces no tiene más que recostarse y Manuelita entiende.
Se sube a su regazo y acaricia el mismo con las piernas brindandole un suave masaje mientras acompaña el movimiento con un delicado y profundo ronroneo.
A los pocos minutos ya Isabel se siente como nueva y le devuelve el favor con un largo cepillado en el pelaje.

Hoy es tercer domingo del mes de Octubre y ya se siente el calorcito en el aire.
La familia debe de estar por llegar en cualquier momento.
Los olores impregnan la casa desde ayer por la tarde, momento en que Isabel comenzó con los preparativos.
Por la mañana fue a la feria y compró todo lo necesario para preparar sopa de cebolla a la crema, ravioles de ricota con salsa blanca y latarta de manzana que es su especialidad.
Si bien la cocina la deja exhausta, no hay forma de convencerla de que ellos vienen a verla a ella y que no hace falta que los reciba siempre con un almuerzo de película.
Ella insiste que así la educaron, así creció y así también quiere morir y que mientras le den las fuerzas no quiere tampoco que nadie traiga nada a su mesa. “Para mí es un placer verlos comer la comida que yo preparo”, contesta orgullosa ante los reclamos y pedidos de abstención de sus hijos, “estoy segura que mis nietos disfrutan de lo que les preparo y ese es para mí el mejor regalo que Dios me puede dar”.
Es que en realidad no hay nadie en el mundo capaz de preparar los platos de la abuela mejor que ella, no solo por el sabor sino también por los colores y los olores que de ellos emanan.
Hoy como siempre se encargó de poner impecablemente el mantel blanco de seda, un centro de mesa cargado de flores frescas, la loza de porcelana de hace 50 años que nadie se explica cómo consigue conservar intacta, los pesados cubiertos de plata, las copas de cristal que recibió de regalo para su quinto aniversario de casada tras suplicarle a Pedro que las comprara en la tienda del gallego Hermenegildo que estiró la pata una noche de lujuria con una mujer que no era la suya, la jarra gruesa de vidrio con agua mineral y la infaltable botella con soda para ella.
En el fondo de la mesa colgado sobre la pared en posición horizontal se halla un enorme espejo que tiene el efecto no solamente de agrandar el ambiente sino que también tiene la capacidad de potenciar los ruidos del salón.
El marco del espejo es de madera rústica y está trabajado a mano meticulosamente con exquisitos relieves y cubierto con laca color bronce. Isabel siempre se sienta espaldas a él porque sabe que si lo tiene en frente no podrá controlarse de la intensión continua de observarse y eso la vuelve torpe y le molesta.
Prefiere ver como su nuera queda atrapada cual Narciso en su propia imagen y al mantenerse ocupada en su reflejo se olvida de hacer esa clase de comentarios que la vuelven loca, como el último vestido que se compró en su último viaje a América, como ella suele decir olvidándose por completo que el país donde reside queda en este mismo continente, sólo que en la dirección contraria a la que hubiese deseado.
Isabel es orgullosa y nunca deja que la ayuden con nada.
A la única que la deja asistir en las nimiedades de los preparativos es a Beatríz, su nieta mayor que acaba de cumplir los doce.
Guarda la esperanza de que aprenda a atender bien una casa y pueda hacer uso de esos conocimientos cuando le haga falta.
Porque según la abuela una mujer debe saber atender a su marido y ocuparse de que nunca falte nada aún cuando quiera hacer carrera, que la casa es el reino y la carrera un espejismo según ella.
Y Beatríz no contesta. No niega ni acepta, sonríe porque quiere a la abuela y a su lado se siente en buenas manos.
Sabe ella a pesar de su corta edad que para éstas cosas no hay una respuesta única y que todavía no hay necesidad de decidir.
Así que se limita a disfrutar y aprender y tratar de aprehender cada gesto, cada detalle.
Si le preguntan a Bea como quien quiere ser cuando sea grande responde sin dudar que como la abuela Isa pero no sabe decir bien porqué.
Lo que Beatríz no sabe es que lo que quisiera tener es su seguridad y esa mezcla exacta de rudeza y ternura que hacen imposible que te enojes con ella.
Beatríz es en cambio tímida y se siente débil.
Pero la abuela sabe que el tiempo hace milagros porque también en su juventud supo ser frágil y llorona.
“Es que al final una se queda sin lagrimas”, le explica cuando Bea le pregunta "abui, como llegaste a ser así tan fuerte?".
"Una llora tanto tanto tanto que se queda seca por un tiempo.
Hasta la próxima lluvia que te moja el pelo y esas gotas que te tocan se hacen lágrimas nuevas.
Y con el tiempo el corazón se cura un poquito y otro y otro y cuando ya no necesitas más de esas lagrimas se las pasas a alguien para que las use", le contesta Isabel.

Antes Beatríz se quedaba a dormir en lo de la abuela y se leían cuentos. Se quedaban despiertas hasta altas horas de la noche hasta que caían las dos profundamente dormidas en la misma cama.
Pero cuando Bea cumplió los diez,
Isabel tuvo serios problemas de espalda y ya no la dejaron venir más.
"Para no cargar a la abuela", le decían, pero ninguna de las dos se quedó muy a gusto con la excusa.
De todas formas encontraban siempre la manera de escabullirse a solas y mantener sus tan gustosas conversaciones de adultas, en las que la abuela le contaba sus secretos y Bea absorbía cada dato como un manjar del cielo.

En unos instantes llegarían todos y comerían en media hora lo que Isabel había preparado durante un día entero.
Luego servirá la torta de manzana y ofrecerá café para todos.
Para ella se preparará un té porque según dice el café le cae mal. Sin embargo cuando le ataca el dolor de cabeza es lo único que se lo quita, un poco de cafeína como remedio que nadie más parece conocer pero tampoco le discuten.
Eso si, el té con cuatro cucharaditas de azúcar para que le endulce la vida un poco más. Nunca hay nada demasiado dulce asegura.
Es por esa misma razón que las tartas y los postres de la abuela son los favoritos de los chicos puesto que siempre agrega el doble de endulzante a lo establecido en las recetas.
Y como siempre, lo mejor quedará para el final.
Para las cuatro de la tarde, cuando ya todos estén tirados en el sillón con la barriga llena y el corazón contento y los más pequeños estén corriendo por los cuartos con los juguetes nuevos que la abuela les compra cada reunión.
Es entonces que Isabel acudirá a su cita pero esta vez acompañada por su nieta.
Beatríz estrenará un vestido nuevo de color pastel como es su costumbre y se sentará en una silla a la sombra del gomero. Isabel arrimará su té a la mesa y Manuelita se ubicará entre sus piernas esperando que le cuente lo que pasa alrededor, ronroneando sin molestar a las visitas.
Y así estarán horas, en silencio o charlando de mujer a mujer.
O simplemente, mirando a la gente pasar.

sábado, 17 de septiembre de 2011

robando sueños ajenos

Esta historia es la historia de una mujer que era tan pero tan pero tan pobre que ni sueños tenía.
Ella no sabía lo que era un sueño propio.
Sabe uno sin que se lo expliquen demasiado que los sueños son el alimento del alma y tan necesarios como un plato caliente una vez al día,
un techo más o menos fijo y algo de ropa que nos cubra el cuerpo.
Pero esta mujer, que se llamaba Marta era muy muy muy pobre.
Así que iba por la vida agarrándose de los sueños ajenos pensando que podía hacerlos suyos.
Robó sueños de gente que se descuidó , se llevó de mostradores sueños que ya estaban envueltos para regalo con tarjeta y todo,
pisoteó otros que encontró en su camino y que le parecieron insulsos y despreció a los que quisieron compartir con ella de buena fé.
Y todo eso al final para nada porque no importaba qué fueran ni para qué, no sabía ni siquiera cómo usarlos.
Pero un día pasó algo sorpresivo que cambió el rumbo de las cosas.
Ya cansada de ir tras sueños que no comprendía y de no encontrarles sentido, y además,con una frustración de novela,
salió Marta a despejarse un poco y a caminar sin rumbo.
Caminó y caminó y fue tanto lo que anduvo que llegó a un lugar en el que no había estado nunca.
Llegó al mar. Entonces tocó la arena y se mojó en el agua y se baño desnuda y se sintió hechizada.
Y de golpe se dió cuenta que ya no se sentía pobre.
Porque la pobreza en el caso de Martita era más bien un estado interior, que es la más cruda de todas las pobrezas.
Y se llenó de ganas, de deseo y de coraje y nadó.
Nadó hasta quedar agotada. Se tiró en la arena y se quedó dormida.
Y soñó dormida y soñó después también despierta.
Y se compró una casita chiquitita en la playa y ya nunca más tuvo necesidad de andar por la vida robando sueños ajenos ni pedirlos de prestado.

jueves, 1 de septiembre de 2011

la bolsa negra de cuero

Estaba oscuro adentro de la bolsa negra de cuero pero ella no se daba cuenta.
Leticia estaba encandilada por los brillos que se veían dentro.
Llegó allí totalmente fascinada por los colores falsos de lo que pareció ser el mejor de los tesoros.
El hombre de la bolsa, le mostró uno a uno y estratégicamente sus caudales.
Al principio fue un pequeño anillo de dulzuras y una caja de bombones.
Luego un paseo a la luz de la luna con encajes de estrellitas.
Y más tarde regalos suculentos de cosas a las que ella no podía acceder tan facilmente.
A cambio le pidió la entrega de todo su tiempo y pensamientos.
La exclusividad sin distinciones en todos los aspectos.
Creyó Leticia que sus privaciones valían la pena, encandilada por el aspecto fuerte y seductor de quién parecía ser la perfecta imagen
de lo que toda mujer soñaba.
No vió que caía en una trampa y sin pensarlo dos veces se dejó llevar por la ilusión, por un deseo que se volvió obsesión al poco tiempo.
Sus días eran para esperar un llamado, un pedido, un encuentro.
La transformación fue paulatina pero notoria.
Para todos menos para ella. Y no quiso escuchar y se volvió sorda.
En su mundo no hubo más lugar, espacio ni aire que no fuese para él.
Tonta como una quinceañera sin experiencia quedó también ciega.
Le cubrieron los brillantes falsos la mirada.
La facilidad de conseguir respuestas le cubrieron los sentidos.
Y cayó dentro de aquel saco mareada de esperanzas. Necesitada y torpe.
Los días pasaron y empezó a sentir asfixia, el aire adentro de aquel saco de piedritas de colores no llegaba a sus pulmones y pidió salir pero nadie parecia escuchar su voz debilitada.
Su voz interna que en un principio le quiso avisar del peligro había quedado ronca. Ronca de gritar en vano.
Quiso abrir la bolsa y tomar un poco de aire pero no consiguió abrirla y pensó.
Entonces pensó. Hacía demasiado calor adentro y el aire era pesado y se sentía sin fuerzas.
Se miró las manos flacas de no haber comido varios días y vio que sus uñas estaban tan largas como garras.
Empezó a hacer cortes de a poquito para que él no se diera cuenta.
Sospechó que si su intento de escape era demasiado obvio otra bolsa más gruesa sería al único lugar al que llegaría y actuó con cuidado.
Cuando el agujero fue lo bastante grande como para salir de allí, esperó que el hombre de la bolsa se quedara dormido.
Entonces salió pero no se dio por satisfecha.
Cosió el saco para que quedara entero nuevamente y puso todos los brillantes, los diamantes y demás regalos dentro.
Lo ató entonces al cuello de aquel hombre con siete vueltas de hilo de plata, que no se puede cortar más que con la muerte,
para que sepa de por vida lo que pesan las falsas esperanzas.
Entonces sí salió por la puerta principal de aquella casa que nunca había sido suya, triste pero orgullosa de sí misma,
Jurándose que nunca más en lo que le quedara de vida volvería a reírse frente a alguien que le dijera que los cucos en realidad existen.

jueves, 11 de agosto de 2011

esa loca que circulava por el barrio

En el barrio Pocitos cuando yo era una infante habían pocas personalidades que hoy recuerde como interesantes pero habían dos que me inquietaban en particular.
Una, era un niño con síndrome de Down que se paseaba a diario sólo por el barrio y nos miraba a todas las niñas con cara de libidinoso y se tocaba la verga al mismo instante.
Otra, era un mujer conocida por todos a la que le atribuíamos simplemente el apodo de "la loca del barrio".

La loca del barrio siempre estaba con zapatos rojos de taco alto.
Pero creo yo que tenía varios pares iguales puesto que siempre estaban relucientes e impecables como nuevos.
En invierno también usaba zapatos rojos de taco.
Cuando llovía también.
Quizás estaba tan ida de lo que eran los principios de la naturaleza, tan más allá del bien y del mal que ni siquiera era capáz de sentir frío.
Su ropa eran una mezcla extraña de colores vívidos y siempre andaba de pollera y con medias de nylon rasgadas.
Había una falda en particular que me gustaba mucho, lo recuerdo bien.
Era una falda larga con varios retazos como las de los dibujos de Sarah Kay de la que yo era fanática y tenía todas las figuritas y repetidas.
Creo que junté y completé unos tres álbumes y todos mis pocos ahorros se iban en ello.
No me acuerdo qué hice al final con tanta pegotina pero aún hoy me siguen emocionando esos dibujos inocentes y amorosos.
Tanto como Mafalda o como la Chacha Mama de Patoruzú.
Llevaba el pelo revuelto como si hubiese salido recién de una escena de amor pasional sin pasar antes por un espejo y los labios siempre embadurnados con un rouge carmesí más ardientes que el fuego mismo.
Toda ella era fuego.
Me daba tanto miedo como curiosidad.
Andaba por la vida cantando y hablando sola.
No sé si consigo misma o con algún ser imaginario o varios.
Y la mirada...la mirada perdida en un mundo al que sólo ella tenía acceso.
Me pregunto cómo serían los pájaros en aquel lugar y si habrían muchas mariposas amarillas.
"La loca" no miraba por dónde iba.
Era un milagro que no muriese atropellada por algún ómnibus.
Yo la miraba cruzar la calzada llena de miedo.
Por ella misma y por mí misma.
No quería ser testigo de tanto rojo esparcido frente a mis ojos ni que mi fuente de inspiración muriese de una forma tan humana.
Me inclinaba más bien a la idea de que un ser tan particular debería tener un final más romántico; como desaparecer o ser secuestrada por extraterrestres.
A veces se la veía en la playa divagando, juntando arena en bolsas.
Qué la llevó a tal estado no lo sabía entonces.
Se decía que copulaba con perros pero nunca la vi acompañada por estos encantadores cuadrúpedos.
Se decía que había sido víctima de una violación grupal que la dejó detenida un un lugar sin tiempo.
Yo le tenía lástima y también a mí misma por ser incapáz de comprender.
Un día, cuando terminé el sexto grado de la escuela primaria y volvía a casa tan sóla como ella me llené de coraje y la miré a los ojos, le sonreí y le dije un tímido "hola".
"La loca" se me quedó mirando totalmente anonadada y se acercó como para acariciarme la cara.
Me inundó el pavor y me alejé a pasos rápidos sin atreverme a no escuchar mis instintos de supervivencia.
Pude sentir su decepcion y me sentí cobarde.
Se dió la vuelta y retomó sus pasos en un tiempo que se me hizo como de cámara lenta, en esos segundo que demoran siglos.
Quise ir tras ella pero mis pies estaban pegados al asfalto y aún así pude escuchar desde dónde me encontraba que se fue cantando una canción de cuna.
Entonces comprendí que lo único quizás que puede dejar a una mujer en tal estado es la pérdida de algo más sagrado.
Y sentí que era yo la que me volvía loca.
De dolor.

jueves, 21 de julio de 2011

el diablo disfrazado de rojo

Volvía yo de trabajar y estaba por sentarme a tomar algo fresco cuando golpearon a mi puerta.
Tres golpes secos me sobresaltaron.
Los chicos estaban en el cuarto armando un puzzle, por fin un poco de tranquilidad y yo ya me veía disfrutando de un poco de silencio.
Me acerqué a la puerta y miré por la rendija, que mi desconfianza no me permite a abrir la puerta ni a mi propia sombra.
Pero no era mi sombra la que estaba del otro lado sino una figura masculina de aspecto tentador vestida de rojo.
Pregunté quién era y la respuesta me sobresaltó aún más que los tres golpes secos anteriores de sus nudillos.
“Vengo de parte del diablo”, me dijo, “traigo un mensaje importante”.
Mi primer impulso fue agarrar a los niños y tirarme por la ventana del primer piso pero la curiosidad mató al gato y yo soy gato.
Así que abrí la puerta y él pasó.
Me miró con los ojos amarillos y me preguntó si podía pasar.
Pasó.
- Necesito informarle que por falta de presupuesto el infierno está en quiebra y ya no tendrá lugar en el mismo.
- ¿Cómo que el infierno? Si yo no le hecho mal a nadie, pregunté sorprendidísima.
- Eso es lo que usted cree. A nosotros nos ha llegado información fidedigna de que ha actuado en forma desconsiderada en numerosas ocasiones.
- A ver si me explica porque no le entiendo.
- Decir la verdad no siempre es bien recibido y además se le acusa de holgazana, inconformista, feminista, izquierdista y otros istas que en este momento no recuerdo. La lista es larga.
- Menos mal que no soy negra homosexual porque de lo contrario directamente me mandaban a la mierda en lugar de al infierno.
Al menos en algún lugar estaban dispuestos a darme cobijo una vez muerta, respondí enojada y confirmando que las acusaciones hacia mi persona eran ciertas.
- Sí, pero usted sabe como son estas cosas.
Con el dinero del clero se mantiene el Paraíso y algo queda para el Purgatorio.
Nosotros vivimos de donaciones y este año con lo mal que está la mala situación mundial a nivel económico no hemos tenido más remedio que declararnos en quiebra.
(Al menos era sincero. Eso me gustaba)
- Supongo que tendrán algún plan alternativo para estos casos…, consulté.
- La verdad es que no. Por eso estoy yendo casa por casa para ver si pueden ayudar con algún aporte,
una cómoda mensualidad que nos permita darle refugio a tanta gente que está en la misma situación.
- ¿Y el diablo no tiene contactos por algún lado en el Paraíso?
- Ya ha golpeado todas las puertas posibles sin resultado. Esta es nuestra última opción.
- Pues lamento decepcionarlo pero este año es imposible. A mi marido lo despidieron y a duras penas llegamos a fin de mes.
- Bueno mire, yo le dejo mi número de celular. Cualquier cosa usted me llama.
De todas maneras desde ya le digo que como usted me ha caído muy bien voy a ver qué puedo hacer para conseguirle un lugar en el purgatorio,
que al paraíso no entra seguro. Allí van nomás los que tienen cuña con algún ángel o a lo sumo arcángeles.
Yo la pongo al tanto apenas sepa algo. O en lista de espera.
Usted no se preocupe que yo me hago cargo y los gastos corren por mi cuenta.
- No sabe cuánto se lo agradezco. Todos tenemos derecho a un hogar ¿no?
- Ya lo creo. Cuídese.
Cuando se fue vi que mi niña miraba desde el pasillo la escena con ojos asustados.
- Mamá, ¿quién era ese hombre?
- Un amigo de mamá, le respondí segura de mi respuesta.
- ¡ Pero tiene cara de malo!
- Ay, mi amor, no te dejes lleva por las apariencias. Las apariencias
engañan.

viernes, 1 de julio de 2011

ese amor ciego

Yo sabía muy bien lo que hacía cuando me acerqué a la escuela de entrenamiento de perros para ciegos,
lo que no sabía era lo que iba a pasar a raíz de todo esto.
Estuve durante mucho tiempo viendo, reparando, sopesando y calculando los pros y los contras de meterme en tal aventura para al final
decidir que ya era suficiente andar por la vida como si una fórmula matemática me fuese a dar las respuestas exactas a mis preguntas pendientes.
Así que me tiré de cabeza y la sorpresa fue mayor de lo que yo hubiese imaginado nunca.
El entrenamiento exigía de mucha disciplina, constancia, voluntad y amor.
Pero sobre todo, ser capaz de tener presente a cada instante que al año, cuando Dandy estuviese listo,
yo debería entregarlo al que salga sorteado para ser su dueño.
Me enamoré de él al primer olfato, su suave pelaje crema, su sonrisa perruna inmediata, el golpe seguro de su cola y su forma de lamerme la cara
sin pudor ni permiso me hicieron sucumbir de inmediato.
A partir de allí Dandy fue una sombra fiel a cada paso.
Iba conmigo a donde fuera que fuese y lo que fuese que hiciera.
Era parte del trato.
Los amantes de los cuadrúpedos pueden ser muy tediosos ante un labrador encantador, no importa qué cara les pongas cuando se acercan a acariciar
lo que consideran tierra de nadie o algo parecido.
El año se fue volando y así como comenzó la aventura había llegado el momento de entregar a Dandy a su futura dueña que había resultado
ser una muchacha mujer de 30 años,
edad en la que hoy en día no está muy definido el adjetivo adecuado para una fémina que no está ni en la edad de la adolescencia y difícilmente
haya alcanzado la plenitud de su vida.
Es un estadio, como decirlo, de entretanto, algo así como un entremedio inexplicable entre los sueños de niña y las agallas de la experiencia.
En síntesis, que Camila tenía esa edad misteriosa en la que cada quién ve en ellas lo que más le plazca.
Cuando la ví acercarse sentí que estaba siendo testigo de la encarnación de la aurora boreal,
sin el frío de Alaska pero tan inalcanzablemente hermosa
Algo en su sonrisa me hizo sentir así puesto que sus ojos estaban muertos pero los movimientos ondulantes de su pollera acompasando su cuerpo frágil
al acercarse a Dandy me dejaron sin habla.
Casi ciego hasta diría Y luego su risa de felicidad absoluta cuando acarició a quien sería su escudo ante el mundo que ella no podía ver.
Y es cierto que no podía verlo pero supe al poco tiempo que sus manos sentían cosas que mis ojos jamás llegarían a comprender.
Ese primer encuentro no fue el último. A partir de allí y con la excusa de que me había encariñado con el chicho y no me imaginaba mi vida
sin volverlo a ver, cosa que era por demás cierta, nos empezamos a ver una o dos veces por semana.
Dandy me recibía con un calor que no reconocí nunca en ninguno de mis amigos y Camila, bueno, Camila es otra historia.
El calor de Camila estaba en el descubrir a cada paso con ella lugares y personas que no sabía que estaban a mi alrededor.
Cuando salíamos de paseo yo le describía cosas en las que jamás antes había tenido necesidad de reparar,
la cara de la gente cuando lee el diario y cómo le van cambiando las expresiones y las líneas del rostro.
Me hice un experto en comprender miradas, adivinar si el lector estaba leyendo algo terrible, morboso, excitante o gracioso.
Me convertí en un entendido del cielo y sus colores, en describir la forma de las estrellas, en adivinar piedras antes de pisarlas.
Ante mi imposibilidad verbal de detallar el mundo que me rodeaba ella estallaba en carcajadas y se divertía escuchándome inventar palabras
para intentar darle nombre a lo que yo creí hasta entonces casi inexistente.
Me di cuenta de cuán limitado era mi vocabulario al momento de intentar describir cosas obvias para mí,
cosas que jamás había tenido necesidad de explicar.
Se reía, se reía con una fuerza capaz de hacerme sentir que el amor se apoderaba de cada una de mis células hasta convertirme en un ser sin masa,
volátil, libre de toda voluntad.
Pero lo mejor era ir con ella a algún museo y doblegarme ante su pedido de deshacerme de todos mis prejuicios y recorrer esculturas con los ojos cerrados,
palpando cada rincón de aquellas piedras, mármoles y vidrios y sentir la diferencia entre un simple trozo de materia y el arte.
Experimentar la divinidad en todas sus dimensiones posibles.
Una noche me invitó a quedarme a dormir en su casa y mi intención era tan torpe y tan inútil que no se me pasó por la cabeza más que verla dormir,
entregada a sus sueños más oscuros y a la vez saber qué ella era capaz de soñar con cosas que yo jamás vería.
El mundo de la imaginación ardiente, de la pasión ciega que no sabe de permisos absurdos.
Recorrer su rostro con mis manos fue todo lo que me animé pero ella fue más lejos que yo cuando se despertó al roce de mis dedos torpes.
Los suyos resultaron ser suavemente inagotables y su fragilidad tan fuerte como mi deseo.
Nos demoramos un siglo en descubrirnos y no hice más que entregarme a sus caricias, tan tiernas como rosas, tan sabrosa como el más dulce caramelo
de la mejor repostería no inventada.
Nada, nada igual había yo sentido hasta ese entonces.
Se quitó la blusa con la parsimonia de quien sabe a ciencia cierta lo que hace,con la misma paciencia de quien descorcha un buen vino
que estuvo esperando el momento adecuado y se deja respirar para hacer más intenso cada aroma.
Sin decoro, sin prisas, sin consuelo ni vacilaciones.
Dandy nos miraba de costado desinteresado totalmente en lo que estaba aconteciendo.
Él sabía que yo estaba en buenas manos. Y yo comprendí mejor que nunca que a través de la ceguera de esta mujer había yo aprendido a ver el mundo.

viernes, 17 de junio de 2011

una mueca burlona

Era la segunda vez, en ese mes que los vecinos me llamaban.
se encontraron alarmados por los gritos y me pidieron que fuera a poner un poco de calma.
Me subí al mi auto y viaje lo más rápido que pude sin imaginar que me iba a encontrar en semejante situación.
Rocío me abrió la puerta y todo parecía normal pero era obvio que no me lo esperaba.
Mi alegría duró poco, en su mano derecha sostenía el cuchillo que chorreaba aún ese líquido rojo y espeso que define nuestra existencia.
Había demasiado silencio, miré alrededor pero no vi más que gotas y gotas de sangre en el piso.
Me fijé de que se apoyaba con dificultad y que sus pasos eran torpes.


- ¿Porqué caminas así?
- Es que ayer llegué tarde - contestó, dibujada en su boca una mueca burlona, estática, que me pareció casi orgullosa.

En el brazo izquierdo tenía también varios moratones.
Me senté en un sillón sin decir palabra mientras me miraba con esos ojos fríos y distantes que me atravesaban, sin hacer foco en mi persona.
Creo que lo que más me llamó la atención fue que no temblara y traté de imaginarme cómo estaría yo en su lugar.
No nos dijimos nada, no pregunté nada más, no sé si por miedo a escuchar la respuesta o porque realmente no era capaz de abrir la boca.
Hubiese deseado que pasara más tiempo antes de que llegara la policía.
Entraron sin golpear pues la puerta había quedado abierta y la casa se llenó de ruido.
Enseguida emprendieron con una serie de preguntas que pude responder sólo parcialmente pues era poco lo que sabía y menos lo que quería saber.
Rocío seguía con ese gesto extraño esbozado en su rostro y me dieron ganas de abofetearla para que reaccionara pero yo estaba más petrificada que ella.
Los agentes recorrieron la casa, tomaron muestras y, a duras penas, le quitaron el cuchillo de la mano.
A ella se la llevaron esposada y a mí a los empujones.
Recuerdo que cuando nos estaban metiendo dentro de la camioneta que nos llevaría a la comisaría me dijo mientras me guiñaba un ojo,
“Dios ha muerto",¿Yo fui quien le maté.?
A la noche, luego de varios interrogatorios y horas de espera, me soltaron y me fui a casa.
No pude pegar un ojo en toda la noche, las imagenes de lo que no había visto me perseguían.
Es extraño la claridad con que uno puede ver cosas que jamás vio.
Estaba llena de preguntas de qué hubiese pasado si hubiera llegado antes o si Rocío hubiese aceptado el puesto que le propusieron en Caracas el año anterior.
Era inútil plantearse ahora todo eso pero también inevitable.
De alguna manera me sentía culpable.
Yo podría haberle dicho a Rocío lo que sabía, porqué mi madre se había ido, pero ella siempre se preocupó tanto por mí que no me animé.
Quise creer que entre ellos sería distinto, que con el tiempo las cosas podían cambiar, que la gente aprende.
Luego de eso estuvo internada durante un año en un hospital siquiátrico, incapáz de responder por sí misma y mis visitas, que al principio eran casi diarias, se fueron espaciando.
No fui capáz de ver en su rostro esa mueca indeleble, insoportable, inacabable,
que me hacía revivir una y otra vez el mismísimo instante en el que me abrió la puerta sosteniendo el cuchillo manchado con la sangre del que había sido mi padre.

domingo, 22 de mayo de 2011

cuentos de la historia

hechos historicos algunos comfirmados y otros de dudosa credevilidad,aqui os dejo unos hechos de record de la vida y la historia.
estos hechos los vi en otro sitio y decidi compartirlo con todos los que los quieran leer y opinar.





El mas Inteligente
William James Sidis

Considerado como la persona más inteligente de la historia del mundo, nació en Nueva York, hijo de inmigrantes rusos que tuvieron que huir de Rusia por motivos políticos ya que formaban parte de la comunidad judía rusa,
Su padre, Boris Sidis,considerado como un pionero en la Psicopatología le aplicó sus propios conocimientos de psicología dotandole de una alta capacidad intelectual.
Poseía un cociente intelectual estimado de entre 250 y 300,
lo que nos puede hacer una idea de su alto potencial intelectual ya que el de una persona normal se encuentra entre 85 y 120.
Con tan solo 18 meses de edad, el joven James podía leer el New York Times.
A los ocho años conocía 8 idiomas , latín, griego, francés, ruso, alemán, hebreo, turco, y armenio e inventó uno, al cual llamó Vendergood a los 7 años. Pasó el tercer grado de primaria en tres dias.
Escribió cuatro libros de anatomía y astronomía entre los 4 y los 8 años.
Antes de cumplir los 8 años fue aceptado en el MIT (massachussetts institute of tecnology), y a los 11 años entro en la universidad de Harvard y era experto en matematicas aplicadas.
A los 16 años se graduo en medicina.
Fue capaz de hablar cerca de 200 idiomas hasta su muerte.






Madre mas Vieja en la Historia
la Margusheva

Segun un diario ruso, la rusa Ula Margusheva, que actualmente cuenta con 123 años, dio a luz a su hijo Akhmed cuando tenia 79 años (sin confirmar por otras fuentes).
Este hijo murio en el 2005. Dos mujeres han dado a luz con 66 años: el 16 de enero de 2005, la rumana Adriana Iliescu tuvo a una niña mediante cesárea; el 29 de diciembre de 2006, la gaditana Maria del Carmen Bousada de Lara tuvo mellizos.
Ambas se sometieron a tratamientos de fertilidad.




La mas Joven de La Historia en ser madre
Lina Medina

Septiembre de 1933, en la Región Huancavélica (Perú)es donde nacio.
madre más joven confirmada en la historia de la medicina, pues con 5 años 7 meses y 21 días de edad dio a luz a un niño mediante una cesárea.
hay sospecha que quedo embarazada tras ser violada por su padre, aunque la circunstancia no ha llegado a confirmarse.




El mas Viejo en la Historia
Li Ching-Yun

El 6 de Mayo de 1933 en la pagina 13 de el periódico New York Times, aparecía una esquela de Li Ching-Yun un chino que sobrevivió a 23 esposas, dejo 180 hijos y murió a la edad de 256 años.
¿Este obituario es un error o una exageración?
Algunos investigadores dicen que es cierto.
Li Ching-Yun murió el 6 de mayo de 1933 era un experto herborista.
Fue practicante del Tao y de otras disciplinas de meditación y artes marciales. Sirvió como consejero táctico militar e instructor de artes marciales, se retiró y pasó mucho tiempo en las montañas del Tíbet, donde siguió recolectando hierbas medicinales que según decía le ayudaban a mantenerse joven y saludable.





mas Alto de la Historia
Robert Wadlow

Su caso ha sido muy bien documentado y no existe duda de la estatura que llegó a alcanzar.
Nació el 22 de febrero de 1918 en Monroe Street, en Alton, Illinois, EEUU y al momento de nacer tuvo un peso de 4 Kg. A los 6 meses ya pesaba 14 kilos, lo cual resultaba extraordinario, pero luego a los 18 meses llegó a pesar 28 kilos. Cuando llegó a los 8 años de edad, medía 1,87m y pesaba 90 Kg.
Al fallecer llego a medir 2.72 m y pesaba 222 kg







mas Gordo
Jon Brower Minnoch

Comenzó a sufrir problemas de obesidad desde muy temprana edad.
A los 12 años ya pesaba 132 kilos y a los 22 superaba los 180.
Como es de imaginar no pasarían muchos años hasta que su elevado peso le imposibilitara desarrollar una vida normal y en 1978 tuvo que ser internado a causa de problemas cardiacos.
Debido a sus 635 kilogramos de peso fueron necesarios 12 bomberos y un ferry especial para su traslado.
Jhon pasaría 16 meses internado y siguiendo una dieta obligatoria de 1200 calorías al día.
Más de 13 enfermeros eran necesarios para cambiarle la ropa y otro tanto de personal para cambiar las sabanas de las 3 camas que habían sido sujetadas para sostenerlo.
Al salir, Jon había perdido 419 kilos y pudo volver a caminar por sus propios medios tras varios años de invalidez.
Desgraciadamente su problema hizo que rápidamente recuperara peso y unos años después, en 1981, ya pesaba 432 kilos.
Minnoch murio en 1983 pesando 362kg.





El Hombre mas Pequeño de la Historia
Gul Mohammed

El hombre más pequeño de la historia... Gul Mohammed (15 de Febrero, 1957 – 1 de Octobre, 1997) de Nueva Delhi, India, tiene el record Guinnes por ser el hombre más pequeño de la historia.
El 19 de Julio de 1990 fué examinado por el hospital Ram Manohar en nueva Delhi y midió 57cm y peso 17 kg.
Murió el 1 de Octubre de 1997 por problemas respiratorios complicados con una bronquitis adquirida por ser un duro fumador.

domingo, 8 de mayo de 2011

quien nace sabiendo

Siempre he leido muchos libros de autoayuda y al final he llegado a la conclusion y con el pasar de los años lo puedo asegurar, que los libros de autoayuda al final poco te ayudan y poco sacas de ellos si la vida no te ha enseñado a vivir, a amar, a perdonar, a sufrir, a callar a tiempo, a responder a tiempo, a meditar en cada una de las cosas que la vida te ha ido ofreciendo en definitiva.
Si la vida no te ha curtido y vapuleado, poco has aprendido, pero todo esto lo aprenderas con los años, tendras una rica experiencia
"la experiencia es una cadena de errores" porque tendras que equivocarte mil veces, sentir como que te estan arrastrando y golpeando como si una mano invisible te llevara por donde tu no querias ir, y todo esto quizas te lo advierten los libros pero nada que ver con la realidad de la vida, tu y solamente tu sacaras tus propias conclusiones y tomaras tus propias decisiones, asi veras por ti mismo que al final vas aprendiendo todo aquello que necesitabas aprender, para mejorar, para que aprendas humildad, y sepas que no eres nada.
¿Como es posible que esto te lo pueda enseñar un libro?
por muy completo que sea, no es posible que toda una vida te la pueda enseñar un libro, ni mil libros.

sábado, 30 de abril de 2011

la primavera

Quedaba atrás el frío invierno comenzaba a filtrarse a través de la ventana,
levemente entreabierta el aire cálido y gozoso de la primavera y del amor, del amor sin tiempo, sin límites, ni medidas.
Se va percibiendo la alegría de los pájaros con su incesante coro de diferentes trinos.
Los campos comienzan a pintarse de un verde intenso, las plantas coquetas se colorean sin cesar emanando sus deleitantes aromas proveyendo sus bellas flores a los enamorados, llenando de alegría a plazas y jardines.
Primavera, época de grandes pasiones y esperanzas,donde los jóvenes comienzan a mostrar sus encantos y sentirse libres como pájaros que recién comienzan sus rasantes vuelos.
Los enamorados reafirman sus sentimientos, los que no lo están se predisponen a entrar en ese mundo apasionante de conquistar su verdadero amor.
Las golondrinas emprenden sus altos vuelos, cual planeadores en el aire del mágico cielo.
Las plantas dan sus frutos así como parejas engendran hijos con la necesidad de procrear, fruto de esos intensos amores primaverales.
Un día de primavera, también yo encontré el amor ese amor eterno que envolvió mi corazón, brindándome los frutos que cosechamos con pasión.

miércoles, 20 de abril de 2011

repartiendo sonrisas

En un lugar, no lo bastante grande para conocerlo como cuidad
pero tampoco lo bastante pequeño como para denominarlo pueblo,
existía una joven que repartía sonrisas.

En su pequeña maleta llevaba toda clase de sonrisas, sonrisas felices, amargas,
sinceras, vergonzosas...
pero las que mas repartía eran las sonrisas tapadera...
esas que esbozas cuando el alma llora y no deseas dejarlo ver....

Surcaba toda clase de caminos y senderos...
a veces iba por bosques oscuros, otras veces caminaba sobre las húmedas hojas de los álamos en otoño....
pero la muchacha soñaba con caminar sobre el amplio abanico de colores de un arco iris...
en ocasiones se preguntaba si aspiraba a demasiado...
en uno de sus bolsillos llevaba una piedra muy pesada...
una piedra de preguntas...
pero quería llenar el otro bolsillo, que se encontraba vacío...
el de las respuestas...

Ella parecía tenerlo todo...
nadie podía imaginarla triste...
ella era la chica que repartía sonrisas...
¿Cómo podría derramar lágrimas?

Sin embargo la gente no veía los cuervos que la perseguían...
que la atormentaban...
Uno le recordaba sus errores continuamente..
otro siempre le susurraba sus defectos, otro le gritaba a diario las aspiraciones que nunca cumplió...
y la chica se cansaba...
ya la piedra de preguntas le destrozaba la espalda...
ya le pesaba demasiado la maleta de sonrisas...
y entonces...
un día calló derrumbada al suelo...
comenzó a llover...
y no se levantaba....
anocheció...
y permaneció sentada....

La gente pasaba a su lado...
ni siquiera miraba...

Pasaron horas, días, quizá meses..
y ella permaneció allí...
sentada....

De repente se levantó...
agotada...
no articuló gesto alguno...
simplemente siguió de nuevo su camino...
no sabía donde iba...
solo sabía que quería seguir caminando....

domingo, 10 de abril de 2011

Un dia, se nublo el cielo

Había una vez una mujer sencilla, ella era muy feliz cuidando de su marido y de sus hijos.
Le gustaba estar en casa cuando volvían sus hijos del colegio y escuchar de las aventuras que tuvieron ese día.
Siempre tenia la casa limpia y la comida calentita para cuando volvía su marido de trabajar.
Le gustaba llevar a sus hijas a clases de baile y a su hijo a entrenamiento de fútbol.
Se reía mucho con sus hijos cuando hacían payasadas de bebes.
Cosía vestiditos para sus nenas y hacia muchas manualidades para pasar el tiempo hasta que venia su familia a casa después de un día en la escuela y el trabajo.
Si su familia era feliz, ella también, no pedía nada mas de nadie, su mundo era su familia.

Un día, se nublo el cielo.
Apareció la bruja mala del sur.
Todo se puso oscuro. La bruja mala formulo un hechizo.
Rápidamente hizo que el hombre pare de querer a su esposa y como el marido no era de corazón puro, se dejo llevar por la bruja mala.
Pronto llego el día que el dejo a su mujer y a sus hijos y se fue muy lejos a vivir con la bruja.
La mujer y sus niños pequeños quedaron muy triste y no entendían porque se fue el hombre que los debía proteger.
La mujer trato de que sus hijos no vieran su corazón partido y lucho para mantenerlos feliz.
Encontró un trabajo para poder alimentarlos pero se iba a trabajar con mucha tristeza porque sabia que ya no estaría mas en casa esperándolos cuando volvían del colegio para escuchar sus aventuras.
Pero no se quería perder ni un momento de las vidas de sus hijos, ahora ella las escuchaba entre bostezos cuando sus hijos estaban en la cama.

lunes, 4 de abril de 2011

todo para aprender

Que descubras la serenidad y tranquilidad
Que el dolor que has vivido y los
problemas que has experimentado,
te den el poder de caminar
por la vida enfrentando cada
situación con optimismo y valor.
No olvides que habrá seres cuyo amor
y comprensión siempre estarán contigo,
aún cuando te sientas solo.
Que descubras suficiente bondad en otros
para creer en un mundo de paz.
Que una palabra generosa, un abrazo
y una sonrisa sean tuyos todos los días
de tu vida, y que puedas dar estos
regalos tanto como recibirlos.
Recuerda el sol aún en medio de la tormenta.
Enseña amor a aquellos que odian,
y deja que ese amor te fortalezca.


Recuerda que aquellos seres cuyas vidas
has tocado y aquellos otros que han
dejado su huella en ti,siempre ocuparán
un lugar especial en tu corazón.
No importa si el encuentro fue corto y
no lo que tú esperabas o deseabas.

No te preocupes demasiado por lo material.
Valoriza más la bondad y generosidad
que habitan en tu corazón.
Que encuentres tiempo cada día
para apreciar la bellezay el amor
que te rodean, Recuerda que como seres
humanos tenemos muchas cosas
en común,pero en el fondo
todos somos diferentes.


Aprecia y respeta las diferencias
Lo que sientes que careces en el presente
puede ser tu fortaleza en el futuro.
Que veas un futuro lleno de posibilidades.
Que encuentres suficiente fortaleza
en tu interior para determinar
por ti mismo tu valor, y
no dependas de la opinión de otro
para reconocer tus habilidades.

lunes, 28 de marzo de 2011

10 razones para tener en cuenta

NO TE CRITIQUES.
Cuando te criticas, tus cambios son negativos.
Cuando te aceptas, tus cambios son positivos.
Las críticas nunca cambian nada.
Aceptarte exactamente como eres ahora.

NO TE DES MIEDO A TI MISMO.
Deja de asustarte con tus propios pensamientos. Esa es una manera terrible de vivir.
Busca una imagen mental que te guste y sustituye tu pensamiento aterrador por una imagen de placer.
SÉ AMABLE Y PACIENTE CONTIGO MISMO.
Sé delicado y amable contigo mismo.
Ten paciencia mientras aprendes nuevas formas de pensar y cambias viejos hábitos de conducta. Tratarte como si fueras alguien a quien realmente quieres.

SÉ AMABLE CON TU MENTE.
El odio hacia uno mismo es sólo odio a los propios pensamientos.
No te odies ni te hagas daño por tener esos pensamientos, amate a ti mismo cambiándolos suavemente.

ELÓGIATE.
La crítica destruye el espíritu y la energía interna.
El elogio y la valoración lo construyen.
Elógiate todo lo que puedas.
Reconoce lo que estás haciendo bien en cada pequeña cosa.

DATE APOYO.
Encuentra formas de apoyarte a ti mismo.
Busca amigos y permite que te ayuden.
Ser fuerte es saber pedir ayuda cuando se necesita.
Aprende a pedir para que los demás puedan aprender.
AMA TU NEGATIVIDAD.
Reconoce que la has creado para cubrir una necesidad. Ahora estás encontrando nuevas y positivas manera de cubrir estas necesidades.
Por lo tanto, puedes dejar marchar, con amor, tus viejos patrones negativos.

CUIDA TU CUERPO.
Aprende sobre nutrición.
¿Qué clase de alimentos necesita tu cuerpo para tener el máximo de energía y vitalidad?
Aprende sobre ejercicio.
¿Qué clase de ejercicio puedes disfrutar?
Ofrécete tiempo para descansar, aprende a relajarte física y mentalmente. Ama el templo en el que vives.

UTILIZA EL ESPEJO.
Mira a menudo al interior de tus ojos.
Expresa tu creciente sentimiento de amor hacía ti mismo mirándote en el espejo.
Habla a tus padres mirándote en el espejo.
Perdónales también.
Al menos una vez al día di:
"Te quiero, te quiero tal como eres".

AMATE, HAZLO AHORA.
No esperes a que las cosas te vayan mejor, te encuentres bien, tengas pareja, trabajo o hayas adelgazado.
Empieza ahora y haz lo mejor que puedas.

domingo, 20 de marzo de 2011

Diablo y alcohol

Diablo y alcohol
Comprendo que han cambiado algunas cosas
el color de mi pelo y mi voz.
Los juegos ya no son los mismos juegos
y no hay secretos entre vos y yo.


Comprendo que no siempre estés dispuesto
a darme libertad para sentir,
yo me la tomo igual y te aseguro
que es una buena forma de vivir.

Podrás decirme que querés tocar el cielo
podré decirte que me quedo por aquí.
Son tantos días los que forman una vida
no me condenes a vivirla sin amor.


Todos tenemos un infierno en la cabeza
que no se lleva bien con nuestro corazón
hay emociones que no pueden compartirse
como te explico que me duele igual que a vos.

Si estoy rezando te vestís de diablo,
si estoy en carne viva sos alcohol;
yo siempre estoy al borde del desmayo
vos siempre estás llamando la atención.

Comprendo que no puedes con tu vida
pero yo también tengo que vivir.
No existe ningún punto de partida
si no se sabe bien a dónde ir.
Silvina Garré

viernes, 11 de marzo de 2011

cuento real del gobierno

está comprobado que los millones de msn, correos, vía móvil e Internet ha logrado exasperar a los políticos de este país.
No ha sido el reconocimiento de la crisis lo que les ha llevado a bajarse el sueldo, bajada testimonial y ridícula, sino la entrada en sus medios de comunicación de correos como el que ha circulado por el país, millones de ellos con su mensaje de
INDECENTE
han goleado día y noche la coraza mejor decir, la cara dura, de unos políticos que estiman a Las Españas como dominios donde ejercer sus derechos de clase aristócrata.
Hay que seguir denunciando y dar curso a todos estos mensajes que les pongan en evidencia.

¿Por qué un diputado con tan solo siete años de ejercicio,
ya opta a la jubilación con todos sus derechos y un trabajador necesita 38 y medio años?
Pues hay más cosas por las que denunciarlos:
Ser político es un chollo con privilegios al alcance de ellos y sus herederos.
Un círculo de alrededor de 80.000 personas cerrado y opaco.

TODOS TENEMOS QUE SABER:

1.- Con lo que gana Rajoy en un mes, una pensionista con cuatro hijos vive durante dos años y medio.

2.- Tal es el descontrol, que en España no hay ni una sola institución que conozca cuántos políticos cobran del Estado.

3.- Un español tiene una pensión máxima de 32.000 euros anuales,
pero los políticos tienen derecho a pensiones vitalicias muy superiores.
74.000 euros en el caso de los primeros espadas de La Casta.
Además estas pensiones no son incompatibles con otros sueldos de la Administración o con otras actividades económicas.
Un diputado o senador tiene que estar sólo siete años en el cargo para optar a la pensión máxima,
mientras que un trabajador autónomo o por cuenta ajena necesita 38 años cotizados.

4.- La retención de las nóminas de diputados y senadores es sólo del 4,5%
5.- ¿ Sabía usted que paga de su bolsillo las multas que la DGT impone a los políticos ?
¿Y que además las paga con recargo?

6.- ¿Viajes innecesarios?
Una comisión del Congreso pide permiso para que 60 diputados viajen cuatro días a Canarias a estudiar el cultivo del plátano.
7.- Zapatero es el único presidente de la UE que carga sus gastos vacacionales a los presupuestos estatales.
Viaja con 100 personas durante tres semanas.

8.- AZNAR, JOSÉ MARÍA: es el único ex presidente del Gobierno que ha solicitado el sueldo vitalicio que supone sentarse en el Consejo de Estado:
74.000 euros anuales . Nómina que pretendía sumar a la de ejecutivo del magnate de la prensa Rupert Murdoch.
Se lo denegaron pero le salió rentable.
Aznar renunció por un sueldo de 220.000 euros al año, tres veces más de lo que cobraba como consejero de Estado.
[Resulta difícil cifrar, como en el caso de otros ex presidentes, cuánto dinero suman sus actividades privadas y públicas].

9.-ABSENTISMO: no existen datos oficiales sobre la falta al trabajo de los políticos o al menos no se han h! echo públicos.

10.-AVIONES: los diputados pueden utilizar a su antojo con cargo a las arcas del Estado aviones, trenes o barcos.
Disponen de 5.000.000 de euros al año para viajes .
11.- BONO, JOSÉ : entre sueldo y complementos, el presidente del Congreso cobra 13.856 euros al mes :
3.126 por diputado, 3.605 como complemento, 3.915 para gastos de representación y 3.210 de libre disposición.
Las dos últimas partidas suman más de 6.000 euros mensuales para comidas, regalos y actos de protocolo.
Todo este dinero sin contar las indemnizaciones previstas por ley para sufragar «gastos que sean indispensables para el ejercicio de su función».

12.- BOTELLA, JOSÉ : el cuñado de José María Aznar fue fichado en Bruselas, desde las oficinas del PP en esa capital.
En el tribunal que lo examinó para funcionario estaba un miembro determinante, Gerardo Galeote,
que presidía la delegación popular en Europa.
En menos de dos años el hermano de Ana Botella se blindó con un sueldo europeo para toda la vida .

13.- CALDERA, JESÚS : el ex ministro de Trabajo y Asuntos Sociales recibe 6.319 euros mensuales por su escaño en la cámara baja,
donde redondea su sueldo como vocal de la Diputación Permanente y presidente de una comisión.
Cuando era ministro subió el salario mínimo a 600 euros.
Cuatro años después, su sueldo es 10 veces superior a esa cifra, que recibe simplemente por no abrir la boca.
Caldera no ha presentado ni una sola iniciativa ni ha intervenido en el Congreso desde que comenzó la actual legislatura.
Al final, cobró en 2009 más de 120.000 euros por los servicios prestados.

14.-CARGOS: Hay 8.112 alcaldes, 65.896 concejales, 1.206 parlamentarios autonómicos, 1.031 diputados provinciales,
650 diputados y senadores, 139 responsables de Cabildos y Consejos insulares y 13 consejeros del Valle de Arán .

15.-CASTIGO: nunca se ha sancionado a ningún político por incumplir el Código del Buen Gobierno,
que se supone que controla las buenas prácticas del Ejecutivo.

16.-COCHES: el lujo de muchos dirigentes autonómicos les lleva a sentar sus posaderas en automóviles de más de 100.000 euros.
Gallardón, el alcalde de Madrid, se mueve en un Audi A8 de 591.624 euros.
Fue contratado en arrendamiento hasta 2011, así que el alcalde gasta 150.000 euros al año del bolsillo de sus ciudadanos
para moverse por la ciudad y alrededores.
Catorce de los 17 presidentes autonómicos usan Audi.
El valenciano Francisco Camps tiene varios a su disposición (esa comunidad dispone de 200 vehículos para sus altos cargos,
la mayoría de ellos Volvo S80, de 40.000 euros),
lo mismo que sucedía con Chaves en Andalucía , cuyo Gobierno cuenta con 234 coches oficiales .

17.- CHAVES, MANUEL: cobra al año 81.155 euros por ser ministro más una indemnización de 46.000 al año
por abandonar la presidencia de Andalucía. O sea, 127.155 euros anuales.
Dos sueldos del Estado compatibles sólo para altos cargos.
Para los demás españoles está prohibido por ley.

18.- DESPILFARRO: el Congreso gasta cada año 160.000 euros en regalos navideños .
11.000 cargos públicos reciben obsequios por esas fechas, un gasto que suma al año 2.200.000 euros .

19.-DEUDAS: cada español debe a los bancos 566 euros por la deuda de los ayuntamientos .

20.-DESCONTROL: es tal en la administración de fondos públicos que en España no hay ni una sola institución que conozca cuántos políticos cobran del Estado .

21.-DIETAS: los parlamentarios que no viven en Madrid reciben, además del sueldo,
otros 1.823 euros al mes por sus supuestos gastos de manutención y alojamiento.
Los locales, 870 para gastos, libres de impuestos.
La suma de estos sencillos complementos supera el sueldo de 12 millones de ciudadanos.
Además, cobran 150 euros cada día si salen al extranjero, y 120 si viajan por el país.

22.-ENCHUFADOS: hasta hace tres meses, cada eurodiputado disponía de 17.140 euros al mes para contratar a familiares.
El ex presidente del PP de Cataluña y vicepresidente de la cámara europea, Alejo Vidal-Quadras, puso en nómina! como secretario en Bruselas a Albert Fuertes,
hermano de su esposa. Y el eurodiputado cacereño del PP, Felipe Camisón (fallecido en mayo de 2009)
contrató a su cónyuge como asistente, al igual que hizo la también diputada popular Cristina Gutiérrez-Cortines con su hija.
Y lo mismo hizo el socialista Enrique Barón con la hija de un militante afín.
[En la actualidad, los familiares directos han sido eliminados de las plantillas de los diputados españoles.
Sin embargo, los parientes de sangre han sido reemplazados por personal próximo al partido].

23.- FUNDACIONES: 52 políticos nacionales ocupan cargos en 74 fundaciones distintas :
31 por el PSOE, 28 por el PP y 4 por el resto de grupos.
La conservadora Soledad Becerril parece la más activa: es miembro del patronato de seis fundaciones.
No todas tienen un marcado carácter político.

24.- GUERRA REINA, ALFONSO : hijo del ex vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra.
Fue elegido a dedo como asistente del vicepresidente del Parlamento Europeo ,el socialista Miguel Ángel Martínez.
Más de 140 millones al año se van en sueldos de 1.200 recomendados.
Con ese dinero se podrían mantener los servicios de una ciudad española de 115.000 habitantes durante un año.

25.- HACIENDA: la retención de las nóminas de los diputados y senadores es sólo del 4,5%.

26.-HORAS EXTRAS: en 2008 el Gobierno de La Rioja pagó 200.000 euros extras a sus conductores.
Realizaron 870.182 kilómetros, unos 2.300 al día, lo suficiente para cruzar tres veces España de este a oeste .
Un gasto curioso ya que es la comunidad más pequeña del país y que su población es inferior a la de cualquier ciudad dormitorio de Madrid.
El uso de coches oficiales para asuntos particulares es una práctica tan común como soterrada.

27.- IBARRETXE, JUAN JOSÉ: el ex lehendakari del Gobierno vasco recibe unos 45.000 euros al año ,
la mitad de lo que ingresaba cuando era presidente.
Y lo cobrará de por vida , igual que todos los miembros de su ejecutivo.
Este tipo de jubilaciones están muy por encima del límite legal para el resto de los españoles,
que no pueden cobrar más de 32.000 euros anuales, por mucho que hayan cotizado toda su vida.

28.-IMPUESTOS: un ciudadano, por ejemplo, de Madrid sustenta con sus impuestos el salario de 27 concejales, 120 parlamentarios de la Asamblea madrileña,
264 senadores, 350 diputados nacionales y 54 del Parlamento Europeo.
En total, 815 cargos electos con un sueldo base que supera los 3.000 euros.
Y sin contar los puestos de confianza que arrastra cada uno.

29.- JUBILADO DE ORO : tras abandonar el FMI, Rodrigo Rato regresó a España con una ! pensión vitalicia de 80.000 dólares anuales.
Sumados al sueldo de ex ministro, en 2006 percibía 37.070 euros mensuales.
[Un español necesita cotizar al menos 38 años, 25 con la base más alta, para poder cobrar la jubilación máxima de 32.000 euros al año].

30.-MARISCADAS: no hay límite legal para las comidas de representación de los políticos españoles.
Tampoco hay fiscalización previa a la hora de compra jamón, champán o puros de alta cava.
Ejemplo descontrol es el socialista valenciano Vicent Costa.
Acababa de perder las elecciones municipales a favor del PP, pero seguía siendo alcalde en funciones.
Y como tal se gastó casi 500 euros del dinero público en gambas, cigalas, langosta, navajas, jamón y caldereta.
Una buena despedida.

31.-MÓVILES: los senadores cuentan con 1,7 millones de euros al año para gastos de teléfono.
El ayuntamiento de San Lúcar de Barrameda tenía 270 dados de alta.
Entre los servicios ! que pagó figuran descargas de juegos, llamadas a Cuba y a varias líneas eróticas.

32.-MOROSOS: los miembros de La Casta invirtieron 66,6 millones de euros en la celebración de las elecciones general de 2008.
De ese dinero, 44 millones fueron prestados por bancos españoles para financiar campañas publicitarias megalógamas.
Las mismas entidades que ese año de crisis embargó las casas a 60.000 familias por falta de liquidez .
180.000 personas se quedaron sin techo.
Sin embargo, los partidos de La Casta deben a los! bancos 144,8 millones de euros.

33.-NEGOCIOS: sólo el 33% de los diputados del Congreso se dedica en exclusiva a su labor política.
El resto engorda sus cuentas corrientes con la participación en empresas privadas, fundaciones y colaboraciones varias.
Algunos, como el diputado del PP Miguel Ángel Cortés, aglutinan hasta 12 actividades extraparlamentarias.

34.- NÓMINAS: los sueldos de los políticos electos(80.000 miembros de La Casta, que llenarían un estadio como el del Real Madrid)
cuestan a los ciudadanos unos 720 millones de euros al año , más que el presupuesto anual de toda la red ferroviaria,
tres veces superior al dinero dedicado a cuidar el patrimonio nacional y 60 veces más que lo que gasta el país en salud bucodental para jóvenes.

35.- PAJÍN, LEIRE : en 2000 se coronó como la diputada más joven de España.
Ocho años después, con 33 de edad, ya tiene derecho a una indemnización de 85.000 euros anuales del Estado.
Recibe 5.500 euros al mes por su trabajo al frente del PSOE, tiene derecho al 80% de su sueldo como ex secretaria de Estado de Cooperación,
103.000 euros anuales con todos los complementos, a lo que hay que sumar 3.126 como senadora.

36.-PENSIÓN DE ESCÁNDALO: los ex ministros mantienen durante dos años una pensión por cese de 58.000 euros anuales,
cifra seis veces superior a la pensión media española.
En la actualidad, cuatro ex ministros compatibilizan ese dinero con el sueldo de diputado:
José Antonio Alonso, Fernández Bermejo, María Antonia Trujillo y Jesús Caldera.

37.-PROSTITUTAS: el concejal de Palma de Mallorca, Rodrigo de Santos,
gastó más de 50.000 euros en prostitutos y bares de ambiente.
En Estepona, varios miembros municipales están siendo investigados por cobrar 42.000 euros a una red investigada
por la Audiencia Nacional para abrir un local de alterne.
En 2002, el ex alcalde de Dolores (Alicante) fue condenado a seis meses de prisión por abonar
la factura de un local de alterne, al que acudió con siete comensales.

38.-REGALOS: no hay una ley concreta sobre los obsequios que pueden aceptar o no los políticos.
En EEUU, por ejemplo, pasan al Estado.
Condolezza Rice recibió el año pasado en sus viajes oficiales joyas por valor de 360.000 euros.
Aquí nadie tiene obligación de declararlos. Se pueden quedar con ellos. Sin más.

39.- SOLBES, PEDRO : tras dejar la política en abril de 2009, el ex ministro de Economía se encontró con un retiro
de unos 12.000 euros mensuales (una pensión de 2.725 euros por ser funcionario, su pensión vitalicia
como ex comisario europeo y otros 5.700 al mes como compensación, durante dos años, por ex ministro).
A Solbes, pues, le esperaba una jubilación cinco veces mayor que la de cualquier español.

40.-SECRETOS: el oscurantismo sobre los gastos llega al absurdo.
El Parlamento Europeo cuenta con una Oficina de Lucha Contra el Fraude (OLAF, por su siglas en inglés).
Sin embargo, sus informes son confidenciales y su contenido completo sólo es conocido por los parlamentarios.
Los votantes pueden saber de las buenas acciones de los políticos, pero sólo La Casta conoce datos sobre el fraude.

41.-SIN LÍMITES: cada parlamento autonómico, diputación o ayuntamiento fija el sueldo de sus cargos electos sin límite ni baremo alguno.
José Bolarín, alcalde de Ulea (Murcia), con 900 habitantes, cobra unos 4.000 euros.
El de Ricote, cerca del pueblo anterior, se lleva 40.000 al año en una población que no alcanza los 1.300 vecinos.
Y la alcaldesa de Marbella, Marisol Yagüe, cobraba más que el presidente del Gobierno: 84.462 euros al año en un ayuntamiento
que estaba en bancarrota.

42.-TAXIS: la comodidad de sus señorías para hacer su trabajo es tal que el Congreso regala a los que no disponen de coche
propio una tarjeta personalizada con un saldo de 250 mensuales para que viajen en taxi por Madrid .

martes, 8 de marzo de 2011

poemas de amor

¿Y cómo estás?
Es tarde en la ciudad y el silencio de la noche se cierne sobre el inclemente sosiego de las olas de arena que soplan sobre ella.
Y tú estás en la ciudad...
Y yo estoy en la ciudad...
¡Valga la pena encontrarte en algún rincón del corazón!
En un soplido de esperanza y de pasión reprimida
te encuentro en mis sueños...
Te veo en los senderos de un paraíso terrenal.
¡Y ay de mí!
El pálpito del corazón se mezcla con el olor nauseabundo del deseo.
Sí "amiga" estoy contigo y estás en mí cada día,
en cada instante, en cada momento, en cada parada que hago en la vida,
en cada insinuación desvestida, en cada ruego y en cada lamento.
Vuelve la noche y tu cara se enciende con la luz de la luna mediana.
¿Acaso será que mi corazón te quiere amar?


Cierro mis ojos e imagino el mar.
Cierro mis ojos e imagino las montañas.
Cierro mis ojos y puedo sentir tu aroma.
Cierro mis ojos y puedo escuchar tu voz.
Cierro mis ojos y puedo verte caminar.
Cierro mis ojos y por un instante percibo el olor de la lluvia caer.
Cierro mis ojos y el sonido de tu voz se me aparece.
¡Abro los ojos y estás tú!
¿Cómo podría cerrarlos de nuevo?



Ojos tristes de mirada perdida... a veces.
Ojos tiernos de inquietante silencio... a veces.
Ojos bellos de soledad impenetrable... más veces.
¿Qué de tus ojos no se atreven a ver en los míos?
¿Se atreven o no se atreven a mirar?
¿Es cada día un invento del cielo para dejarte de mirar?
¿Es la noche el instante perfecto para tu belleza develar?
No lo sé...
Y no me importa, porque en la profundidad del alma
yace moribunda y enfurecida a la vez
aquella esperanza sufrida
aquella que el día anterior ha muerto,
aquella que el día de hoy despierta,
para decirte que está ahí,
que muere por tí.
Como Teresa en el mundo inmaculado del derrotero de europa,
yace y sólo vive en el corazón de los descorazonados,
en el húmedo invierno de un mundo ignorado.
Quisiera verte en la penumbra,
porque sólo así desnudarías tu alma,
ese valle profundo que no desea morir.

sábado, 5 de marzo de 2011

Vivimos en una tierra de sombras

En busca de la Tierra de Sombras
Me encantaría saber de la Tierra de Sombras.
"Vivimos en una tierra de sombras.
El sol siempre sale en otro lado" (C.S.Lewis).
¿veremos el sol alguna vez?
Cada cuarto de siglo, la pregunta surge solitaria:
No con esa luz que encandila, sino con esa luz que ilumina el mundo,
que advierte de la maldad de los seres humanos y de la bondad de otros cuya existencia está marcada por un ideal volteriano de sensatez.
La tierra de sombras se cierne sobre la naturaleza del hombre, creando mundos que no son, entornos que el propio Heidegger se querría.
¿Por qué no?
Si la diversidad canaliza los sentires que otro fueran vendabal de ilusiones desmedidas y de vertiginio engañoso que ocultaba cada centímetro de verdadera sensatez.
Hoy no existe la visión más que en palabras sombrías.
No existe más que en la imaginación maloliente de mentes que se juran brillantes, pero que no anidan sin el sentimiento pétreo de una visión obstusa y fugitiva a la vez.
La visión de la nada, da paso a la diversidad del todo, pero mal entendida, porque crea confusión en las almas de los justos.
Los procesos de migración de capitales hacia las arcas pletóricas de riqueza desmedida, se contrastan con la pobreza de la razón sin razón, de la pasión sin pasión, del deber por el deber mismo.
Ignoro como terminará. Ignoro como empezó.
Lo que sé es que un día de estos nos veremos las caras otra vez peleando por migajas.
Por intervalos de pueril terrenidad.
Por instantes de fulgor impercedero y rabia amontanada por años de consolación.
Y mi rabia llega al cielo y desemboca en las llanuras de la piedad, circunstancia moribunda en las bocas de quienes desean el mal por el bien de pocos.
No sin amor quisiera el hombre creer.
Creer más allá de la razón y de la sin razón.
Más allá, quizás, de la misma vida o de la misma muerte.
Lo cierto es que más allá de, tal vez, el más allá.
Y el juego de las palabras me hace recordar aquellas tardes impábidas, llenas del glamour y la sensual inmolación de las bocas hambrientas de palabras necias y de frases incompletas que no llegan al alma del hombre que escucha.
Y no escucha porque tiene miedo de que esas palabras hagan de su vida un sin sentido, aunque Wittgenstein quiera decirnos que ello es posible sin palabras.
¡Quiero vivir en la tierra de sombras!
Quiero marchar sobre los campos de batalla de las ideas constructoras de la piedad y al mismo tiempo sumergirme en las verdes estepas rodeadas de lábil quietud.
Mas ahora, no quisiera ver la luz, aunque ello acostumbre mis ojos a la oscuridad nítida y a la vez miserable, que me conduzca por esa tierra sin necesidad de abrir mis ojos.